LA IMPORTANCIA DEL CAMPAMENTO DE VERANO EN EL MÉTODO ESCULTISTA.

Suele ocurrir, especialmente en el ámbito de la iglesia, que entendemos los campamentos de verano como un espacio para que nuestros hijos se relajen y disfruten después de un año de trabajo, y si aprenden algo más, pues mejor.

¿Es así en un grupo scout? Definitivamente, no.

A veces nuestros hijos van con su párroco y sus catequistas al campamento, pero, aunque pueda valer para reforzar de algún modo las catequesis recibidas durante el año, estas son suficientes en sí mismas para su crecimiento espiritual.

Otros van a campamentos urbanos, municipales, escolares, etc. pero que tampoco complementan en nada la educación formal que han recibido en el colegio o el instituto.

En un grupo scout todo el curso está enfocado al campamento de verano, que sin duda es la actividad estrella de la Ronda Solar.

Durante el curso vamos trabajando virtudes, valores, habilidades, actitudes, etc, que “aterrizan” en el campamento de verano, donde la convivencia permanente hace que surjan las dificultades, y nuestros hijos demuestren que saben manejarlas; donde el espacio natural nos brinda el entorno adecuado para poner en práctica las habilidades que hemos ido aprendiendo; donde ponemos en valor el sistema de patrullas;  donde, principalmente en las dificultades, se forjan las amistades que durarán toda la vida.

Esto es especialmente importante en la rama verde (chicos de 12 a 16 años) y roja (jóvenes de 17 y 18), como destaca el manual de metodología de nuestra asociación:

El Campamento es la actividad más importante de la Rama “Scouts”. Es en el Campamento donde la vida scout y el Sistema de Patrullas encuentran su realización plena. Además, el campamento de verano debe ser la culminación de todas las actividades del año.

Pero no es menos en las manadas (niños de 8 a 12 años):

En el campamento es donde el espíritu de comunidad tiene la mejor ocasión para afirmarse y actuar sobre los individuos. Es donde los niños empezarán a tomar  conciencia de ella, y la influencia que sobre ellos ejerce se hará sentir durante el resto del año, de manera diferente.

Lo que más recuerdo de mi etapa de educando son las noches ante un fuego tranquilo, abrazarme con mi unidad al hacer cumbre tras una ruta exigente; pasar una noche lluviosa velando porque la tienda no se cale; animar a mi compañero, o ser animado, para superar esta o la otra dificultad; la noche de vela de promesa en campamento; una eucaristía en la que lo único que rompe el momento de oración es el trinar de un pájaro; o sencillamente tumbarme en medio de una explanada a ver el cielo estrellado, en el silencio que no se hace incómodo cuando lo supera la auténtica amistad.

Es realmente difícil, por no decir imposible, que un muchacho que no participa del campamento de varano llegue a comprender, a interiorizar, cuál es el auténtico significado del escultismo.

Decía un viejo sacerdote scout, que tuve la suerte de conocer, que “el escultismo entra por las botas”.

Lo que más recuerdo de mi etapa de educando son las noches ante un fuego tranquilo, abrazarme con mi unidad al hacer cumbre tras una ruta exigente; pasar una noche lluviosa velando porque la tienda no se cale; animar a mi compañero, o ser animado, para superar esta o la otra dificultad; la noche de vela de promesa en campamento; una eucaristía en la que lo único que rompe el momento de oración es el trinar de un pájaro; o sencillamente tumbarme en medio de una explanada a ver el cielo estrellado, en el silencio que no se hace incómodo cuando lo supera la auténtica amistad.

Quiero animar desde aquí a la reflexión. Si crees que esto que hacemos aquí es bueno para tu hijo, si estás convencido de que este método que es el escultismo le ayudará a crecer, y en nuestro caso a acercarse al Señor, reflexiona sobre la importancia del campamento de verano.

Seguramente animaste a tu hijo a entrar en los scouts porque creías que era bueno para su formación integral, que aquí le ayudaríamos a formar su carácter, a crecer en responsabilidad e independencia, a acercarse a Dios y mantener una relación más estrecha con Jesucristo, a tener criterio propio, entre otras razones. Correcto, eso es lo que intentamos y nuestro propósito principal. Pero el lugar donde todo eso que trabajamos durante el año cobra sentido, el sitio donde la independencia del muchacho se hace realidad, es el campamento. El ámbito donde realmente asume sus responsabilidades, esas para las que se ha ido preparando durante todo el año, es el campamento. Los momentos más importantes de encuentro con el Señor, se darán en el campamento. En definitiva, su formación, más que en ningún sitio, la recibe en el campamento de verano.

Si por el motivo que sea, no entiendes de esta manera el campamento scout, o tu hijo no lo tiene como una prioridad, quizá deberías pensar que este no es el mejor sitio para su formación complementaria. Puede que haya otros lugares donde pueda integrarse mejor, participar más plenamente, y como resultado, caminar más firme hacia su santidad, que a la postre es de lo que se trata.

“CAMPAMENTO” URBANO DE SEMANA SANTA EN ALCALÁ DE HENARES

Los grupos de scouts y guías de Europa continúan con sus actividades, haciendo el segundo campamento del curso.

Como en verano, no lo consideramos propiamente un campamento, porque no hemos llegado a acampar, pero los pasados días 27 a 29 de Marzo tuvimos nuestro segundo “campamento urbano” del curso, después del de navidad, ahora en semana santa, tiempos fuertes para nuestro grupo, como no podía ser de otra manera, en los que especialmente nos preparamos para el encuentro con el Señor en la Navidad y en la Pascua.

El grupo va creciendo (ya tenemos 40 muchachos) y eso se nota en mucho en la organización de actividades y en la alegría que se puede apreciar en los chicos. Este campamento hemos dado la bienvenida “oficial” a 2 nuevos lobatos y 3 nuevas lobatas.

Aunque la asociación habilitó las actividades con pernocta en determinadas circunstancias, en el grupo decidimos retrasar esta posibilidad debido a las bajas temperaturas, ya que la única manera que tenemos de pernoctar es haciendo Vivac (“al raso”, que suele decirse), y la mayoría de nuestros chicos todavía no cuentan con el material adecuado.

No obstante, la noche del sábado al domingo nuestras guías y troperos nos pidieron dormir en el patio de la parroquia, con unos toldos, y, manteniendo todas las medidas de seguridad, incluyendo la distancia de 1,5 metros entre participantes, pudimos habilitar el espacio para que algunos de ellos tuvieran su primera experiencia de dormir en un saco.

Han sido tres días muy intensos, con salidas al parque de los Cerros, actividades en parques de la ciudad y en los propios locales, y un fantástico tercer día de excursión en el Parque Europa de nuestra vecina Torrejón de Ardoz donde disfrutamos todo el grupo junto. Hemos podido comenzar así algunas de las actividades más típicas scout, uso de herramientas, construcciones, su primera comida realizada por ellos mismos, pero también tiempos de oración, una divertida velada (de día, que de noche no podemos todavía). En definitiva, 3 días intensos pero fantásticos.

Para terminar, la tarde del domingo hicimos ceremonias de progresión. Cada vez son más los lobatos, guías y troperos en el grupo con promesa, lo que siempre nos reconforta y nos indica que estamos en el  buen camino, si los chicos están contentos y se esfuerzan por progresar. Os dejamos algunas fotografías para que podáis disfrutar de algunos de los momentos

Rellena el siguiente formulario para recibir información sobre las próximas actividades programadas por el grupo Guía Virgen del val y el grupo Scout Justo y Pastor.

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora